¿Es peligroso crujirse a uno mismo?

¿Es malo crujirse?

Muchas personas se crujen el cuello, la espalda o los dedos ellos mismos. Algunos lo hacen buscando alivio, estirarse o incluso por tics nerviosos. Pero, ¿alguna vez has pensado si esto es bueno o malo para tu cuerpo? ¿Cómo puede repercutir esto en tu salud? Y la pregunta más recurrente que nos hacen en la consulta: ¿es peligroso crujirse a uno mismo?

Antes de contestar a las preguntas anteriores, debemos saber ¿por qué se escucha el crujido?.

Dentro de nuestras articulaciones, tenemos un líquido (líquido sinovial) que nos ayuda a lubricar la articulación y facilita el movimiento de ésta. Cuando la articulación se separa, se mueve el aire en este líquido y se origina el famoso “crujido”.

Entonces… ¿es peligroso crujirse?

Existe cierta controversia respecto a si es malo o no para tus articulaciones, el que escuchemos el crujido de nuestras articulaciones.

No existen estudios científicos que demuestren la posible aparición de patologías como artritis por crujirnos nosotros mismos ocasionalmente. Pero, tal y como indican diversas investigaciones, si realizamos este gesto con frecuencia podríamos llegar a producir cierta inestabilidad articular, lesiones en los ligamentos y tendones, así como cierto desgaste articular pudiendo producir incluso cambios degenerativos, especialmente si al crujirlos sentimos dolor.

NO es lo mismo “CRUJIR” que AJUSTAR

Cuando nos crujimos a nosotros mismos no movemos la articulación adecuada, lo que hacemos es movilizar la articulación superior o inferior a la que está restringida, y que es realmente la que necesita moverse. Si realizamos esto con frecuencia, finalmente, las articulaciones que están junto a la que no se mueve, terminan quedando más inestables, las cuales ya de por sí trabajan más duro para compensar la falta de movimiento de la articulación rígida.

Un quiropráctico se forma durante al menos 5 años, para identificar cuál es la articulación que realmente requiere moverse, y de manera específica, la ajusta para que se restaure su correcto movimiento. Por tanto, esa falta de movilidad no repercute sobre ella o sobre las articulaciones junto a las que se encuentra.

Pero si no muevo la articulación restringida, ¿por qué me alivia crujirme?

Sentimos alivio temporal porque al realizarlo se produce la liberación natural de ciertas sustancias químicas (endorfinas), las cuales, entre otros efectos, calman el dolor pero al poco tiempo (minutos u horas) seguimos teniendo la necesidad de crujirnos. Esto se debe a que el efecto de las endorfinas ha pasado y el problema sigue estando ahí, o incluso habiendo empeorado.

Por tanto, si eres de crujirte mucho ya sabes que posiblemente tendrás algún efecto no deseado (si piensas en alguien mientras lees esto, ¡compártelo!). Y si tienes la tentación de hacerlo, recuerda este artículo y de nosotros pidiendo que no lo hagas

¡No dejes que esto pueda afectarte! ¡Ponte en manos de un profesional y chequea tu columna vertebral! Contacta con nosotros o visita nuestro centro quiropráctico en Málaga para concertar una cita. ¡Te ayudaremos en todo!

sohoquiropractica¿Es peligroso crujirse a uno mismo?