Cómo dormir mejor con quiropráctica

Todos hemos dormido mal en algún momento, te levantas dolorido, sin energía, desconcentrado e irritable. Te cuesta lidiar con el día y sólo piensas en volver a tu cama y descansar. Pero cuando este proceso se mantiene, supone un problema que va más allá.

Llamamos insomnio a la dificultad de iniciar y/o mantener el sueño, así como a la duración y calidad de éste para restaurar la energía y el mantenernos despiertos y descansados tras dormir. El insomnio se ha asociado con una considerable disminución del rendimiento laboral y con un aumento de la tasa de accidentes de coche, así como un aumento en el padecimiento de diversas enfermedades.

“Una persona puede estar más tiempo sin comer que sin dormir”

Como bien explica la frase anterior, el ser humano no ha sido capaz de estar más de 11 días sin dormir (el récord mundial lo ostenta Randy Gardner, estudiante de California, EE.UU). Y en cambio, se calcula que podemos aguantar de 1,5 a 2 meses de media sin ingerir alimentos. Lo que nos hace pensar en la importancia del buen descanso no sólo para nuestro cuerpo, sino también (y no menos esencial) para nuestra mente.

¿Qué sucede si no duermo bien?

El cuerpo necesita dormir lo suficiente para seguir funcionando, para recargar la energía y para reparar todo el desgaste que experimenta durante el día, así se regeneran los tejidos, se desintoxica, y se equilibran sistemas implicados en nuestro equilibrio emocional. Pero lo más importante es ¡¡el descanso del cerebro!!

Sin dejar lugar a dudas, el Dr. William Dement nos lo deja súper claro: “Hasta un 70% de las enfermedades conocidas, están relacionadas con los trastornos del sueño”.

¿Por qué no duermo bien?

El no dormir bien depende de múltiples factores, a veces es porque nuestra cabeza no para de darle vueltas a algo, otras son por dolor, y otras ni siquiera sabemos identificarlas.

Si el problema es por dolor o molestias, es evidente que la quiropráctica puede ayudarnos, ya que con el cuidado físico del cuerpo podemos disminuir las molestias y así, descansar mejor.

Pero si no me duele nada, ¿puede ayudarme la quiropráctica? ¡La respuesta es SÍ!

Pero ¿cómo es esto posible? Es muy sencillo, aunque quizás nunca lo hayas escuchado antes: equilibrando tu sistema nervioso.

Nuestro sistema nervioso está dividido en dos partes: Simpático y Parasimpático. El primero nos mantiene activos, y el segundo, es el que nos relaja. Son como el freno y el acelerador de nuestro cuerpo, no podemos vivir completamente acelerados ni tampoco podemos estar en pausa constantemente. Para llegar a un bienestar óptimo, es esencial que haya un equilibrio entre ambos y que el cuerpo sepa adaptarse a cada cambio o estrés de la mejor manera posible.

¡Soluciona tus problemas para dormir!

Cuando no podemos dormir, independientemente del motivo que lo produzca, nuestro cuerpo mantiene ese acelerador pisado (simpático) y no es capaz de conseguir frenarlo. Lo que nos lleva a no poder conciliar o mantener el sueño. ¡Aquí es donde nosotros podemos darle un empujón a tu cuerpo para funcionar al 100%!

Los ajustes quiroprácticos nos ayudan a equilibrar ese freno – acelerador, para que cuando llegue la noche puedas dormir bien y puedas reparar, equilibrar y restaurar todos los sistemas de tu cuerpo. Esta es una de las razones por las que el insomnio es un problema en el cual las personas experimentan rápida mejoría con la quiropráctica.

Déjate asesorar por nuestros quiroprácticos

Si tienes problemas para dormir y necesitas ayuda, pide cita en nuestro centro quiropráctico en Málaga, para estudiar tu caso de forma personalizada y darte el mejor cuidado para tu columna y tu sistema nervioso.

Llámanos al 952 607 899 o al 648 148 584. También puedes completar el formulario de la web y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

sohoquiropracticaCómo dormir mejor con quiropráctica

Related Posts