Los primeros zapatos

Estas semanas hemos tenido la oportunidad de disfrutar de los primeros intentos de bipedestación de nuestra pequeña. La verdad que hasta el momento siempre la hemos llevado descalza o con calcetines pero si os soy sincera, nuestra peque no tiene zapatos, ninguno. Sabemos que quedan bonitos y son como un accesorio, pero, si hasta el momento no ha tenido necesidad de desplazarse, ¿para qué le íbamos a cubrir todos los receptores que hay en sus pies?.

¿Qué quiero decir con esto? En los pies, al igual que en el resto del cuerpo, hay unos receptores sensoriales, en concreto y muy importante en los pies se encuentran estos receptores propioceptivos. La propiocepción es el sentido que nos informa de nuestra posición en el espacio. Es decir, en función de que información reciben estos receptores, envían información al cerebro y éste se hace una idea de qué posición/postura tenemos. Es por ello que cuantos más estímulos reciba el pie más información procesa y aprende el cerebro.

propiocepcion

Nuestro consejo, caminen o no, es mantener a los peques el mayor tiempo posible descalzos. Sabemos que esto hace que muchas abuelas se enfaden con la decisión, pero a nivel motor ¡es lo mejor!. Es más ahora llega el verano y no tenemos la excusa del suelo frío. Pero ¿qué pasa cuando los peques empiezan a gatear o caminar en la calle? Pues desde nuestro punto de vista, tenemos que imitar al máximo ese “ir descalzo” y eso sólo lo podemos conseguir con un zapato de suela flexible.

Hace unos años, se recomendaban zapatos rígidos, robustos, que limitaran los movimientos del pie hasta el tobillo para evitar que los peques se hicieran daño en las articulaciones. ¿Qué se ha descubierto? Que el pie necesita aprender y experimentar sus movimientos, no limitarse a los que una botita rígida les permite. Aquí quiero añadir otro apunte, el bebé tiene que comenzar el gateo y la marcha por sí mismo. Es decir si queremos respetar su pie, más aun queremos respetar sus tiempos. Lo ideal es no ofrecer a los bebes las manos para caminar mientras ellos van sujetos (del arnés- correa ya ni hablamos). Sé que el bebe se ríe y disfruta de este movimiento pero su columna, sus caderas, rodillas y pies no están preparados para caminar, si lo estuvieran ¡caminarían solos!. A veces queremos ver que nuestros peques cumplen hitos de desarrollo motor para tachar algo mas que tenían que hacer a alguna edad, ¡y no es así!. Cada niño es un mundo y forzarlos, animarlos o ayudarles a hacer algo para lo que no están preparados no les facilita el camino, de lo contrario lo entorpece. Y luego ese “antes de tiempo” conlleva consultas como: “mi niñ@ es muy torpe” o “mi niñ@ tropieza y se cae mucho” o “mi niñ@ mete los pies o las rodillas”. Muchas de estas consultas no estarían si respetásemos el desarrollo motor y natural de los peques, respetando sus tiempos.

quiropracticabebes

Y volviendo a los pies, cuando hablamos de llevar al peque a la calle no estamos hablando de llevar a un bebé de 1 año a hacer trekking sino de llevarlos al parque o a una plaza o una cafetería o a la casa de los abuelos. No necesitan tanta protección, necesitan un calzado flexible y amplio que les permita moverse lo más libremente posible. Por primera vez os vamos a recomendar la marca que más nos ha gustado estos años y que ahora está usando nuestra peque que es Attipas. Son unos zapatos muy flexibles, solo tienen suela, el resto es como un calcetín, la puntera es muy amplia y permite que los deditos de muevan libremente y si tenéis la oportunidad de tocarlos son extremadamente flexibles.

32484658_10156320859896797_1108437231242051584_n

Es por ello que escribimos a la marca para tener información en la consulta y por ello veréis uno en la consulta, para que lo toquéis y os imaginéis lo cómodo que es para un peque que empieza a andar, descubrir el mundo sin limitaciones. De momento es difícil encontrarlas en Málaga, pero estamos intentando que las vendan pronto por el centro. Mientras, si os animáis o si tenéis dudas, podemos ayudaros.

32104486_2133926320221478_3414159521809956864_n

sohoquiropracticaLos primeros zapatos