Parir sin dolor, ¿es un mito o es posible?

Hace ya tiempo que quería rescatar este tema. Hace muchos años escribí sobre el dolor en el parto desde un punto de vista totalmente objetivo, en base a los datos que tenía. Ahora, meses después del parto de Clara, he querido retomarlo y darle un toque más personal y subjetivo.

La primera vez que me paré a plantearme el la posibilidad de parir sin dolor, fue hace bastantes años, cuando estudiaba quiropráctica, en una conversación con mi hermana ( también quiropráctica) que surgió así de la nada.  Comentábamos cómo a lo largo de nuestras vidas habíamos entendido la asociación parto = dolor = sufrimiento.

birth

Durante nuestra conversación intentábamos dar respuesta a muchas preguntas como, ¿será posible tener un parto sin dolor?, ¿es cierto que hay gente que puede tener un parto asociado al placer ? y ¿ cómo de conscientes has de ser para enfrentarte a este momento y modificar la sensación de dolor por una placentera?.

Tras muchas vueltas al tema, las dos coincidíamos en la importancia de la preparación al parto.

Mi hermana por sus estudios universitarios ha estado y está muy expuesta al cuidado de la mujer embarazada, y me comentaba que hay mujeres que no quieren estar informadas, que más información para ellas es sinónimo de estrés e incertidumbre, y que sobre todo a partir del último trimestre, las mamás llegan a las revisiones con “ese miedo” a qué pasará y cómo irá todo.

Ahora, años después no sólo me acuerdo de esas palabras de mi hermana, sino que en nuestro “mundo quiropráctico” las mujeres, aunque buscando un cuidado de su salud diferente, también llegan a la consulta asustadas y muchas de ellas sin querer tener mas datos sobre el parto, sin querer conocer el proceso o las fases que vivirán, simplemente por la creencia de que, es una experiencia dura y cuanto más rápido pase y “más cortita sea la hora” mejor.

Hoy en día entendemos el parto como una experiencia en la vida que ha de ser dolorosa pero por la que hay que pasar si queremos tener un bebé, pero ¿cuándo dejamos de ver el parto como una etapa fisiológica?, algo normal y especial que podemos vivir las mujeres y que nos permite crecer en todos los aspectos de nuestra vida. Un momento mágico de creación.

En aquel momento, lejos de haber experimentado alguna vez la sensación de estar embarazadas o del parto, empezamos a pensar cómo era posible que otros mamíferos parieran con facilidad y las mujeres tuvieran tantas dificultades para dar a luz, tantos “riesgos”.

Cerramos nuestras conversación pensando que el embarazo y el parto eran momentos muy importantes a los que enfrentarse desde un equilibrio entre nuestro nivel físico, químico , mental y espiritual, y nos quedamos con la idea de … cuando me toque a mí intentaré estar lo más preparada e informada posible.

Ahora habiéndolo vivido en primera persona, lo puedo reafirmar, cuanto más preparada e informada estemos más fácil será afrontar el embarazo y el proceso del parto.

Las mamás que vienen a la consulta siempre se llevan la misma historia, el parto es como una maratón, y el embarazo, el entrenamiento, cuanto más nos preparemos en el embarazo, más en forma estaremos para esa prueba. Luego es muy importante entender que nosotros no podemos controlarlo todo, y llegado el momento, una parte, que tal y como yo lo veo es la que decide el bebé, el parto será como tenga que ser, pero cuanto más preparada vayas a la experiencia mejor podrás gestionar todas las posibilidades que vengan.

Ahora, desde mi experiencia creo que es posible parir, que es posible vivir el dolor pero no el sufrimiento que nos han metido en la cabeza que lleva asociado el parto. Que cada parto es un mundo, y cada experiencia es diferente, pero en la mía, una preparación física, química y emocional en el embarazo fueron determinantes para mi parto. Que vivir el embarazo informado y consciente es muy importante, porque quizás el parto tenga mucho de “azar” o de “lo que te toca”, pero también tiene mucho de preparación, de saber qué pasa en cada momento y qué puedes hacer para gestionarlo mejor. Desde el dolor físico hasta la incertidumbre de donde estás y qué está pasando.

Si pudiera añadir algo a estas conversaciones antiguas, en las que pensaba con mi hermana lo importante que era estar preparado, sumaría lo importante que es rodearse de personas que te den confianza y te ayuden en cada fase y en lo que TÚ necesitas: matronas, doulas, quiropráctic@s, fisioterapeutas, asesoras de lactancia … lo que necesites para sentirte empoderada, capaz, fuerte en otras palabras sentirte MUJER.

                                  embarazo-quiropracticaquiropráctica-embarazadas

Hace años que encontré este maravilloso artículo que habla de la influencia del miedo en el parto, tanto me gustó que está impreso en la consulta para que lo podáis leer en la recepción.

El artículo es muy largo pero os recomiendo 100% leerlo tanto si estáis esperando un bebé , como si estáis muy lejos de hacerlo, si eres mujer o si eres hombre, puesto que te permite y permitirá entender con mucha más naturalidad qué es el parto y la importancia que tiene nuestra forma de afrontarlo.

Os dejo una frase que cita el artículo:

¿Qué se puede hacer para disminuir el miedo, disminuir el dolor y favorecer el  proceso de parto? 

Como ya se ha indicado antes, La información es una de las mejores armas contra  el miedo. Por tanto, tal y como indicaba Consuelo Ruiz, lo primero es brindar a la mujer un conocimiento profundo de los procesos que están detrás del proceso de parto.

Aquí tienes el link para descargar el artículo.

El miedo y el dolor al parto

(de Laura García Carrascosa)

 

sohoquiropracticaParir sin dolor, ¿es un mito o es posible?